Policiales

La Corte Suprema de Justicia rechazó la queja de la familia y cerró el caso de Emmanuel Pires

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

La Corte Suprema de Justicia de la Nación consideró “inadmisibles” y desestimó los recursos extraordinarios presentados por Carlos Villada, abogado de Susana Pires, y el procurador general Jorge Miquelarena.

De esta forma, Oscar Naya, único condenado por el homicidio culposo de Emmanuel Puebla Pires, seguirá libre.

La sentencia del máximo tribunal nacional la firmaron los ministros Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Horacio Rosatti.

En el primer juicio padre e hijo fueron condenados a 10 y 8 años de prisión respectivamente por homicidio con dolo eventual.

Pero la Cámara Penal de Trelew modificó el fallo: confirmó a Naya el delito de homicidio culposo y absolvió a Eduardo, su hijo, como partícipe primario de homicidio simple.

Con una impugnación extraordinaria, la familia de la víctima reclamó volver a la carátula de “dolo eventual”, de modo que ambos Naya quedaran involucrados y con una condena mayor, como al principio.

El pedido llegó a la Sala Penal del STJ.

No admitió revocar el fallo de la Cámara y elevó el caso a la Corte, que con su decisión dejó firme la sentencia y cerró el caso.

Emmanuel tenía 16 años.

El incidente ocurrió la tarde del 9 de diciembre de 2014 en una zona costera al norte de Playa Unión.

Recibió un disparo en la cabeza mientras se hallaba con 3 amigos en “El Sombrerito “.

Oscar y su hijo Eduardo se hallaban a unos 800 metros del lugar cazando guanacos y uno de los disparos realizado hacia los animales dio en el adolescente.

Tras un largo proceso, Oscar Naya fue condenado a cuatro años de prisión.

Pero como cumplió dos años y seis meses detenidos, la ley permitió su libertad condicional, pedida por su defensor Oscar Romero en junio del año pasado.

El fiscal Osvaldo Heiber no se opuso basado en su obligación de “objetividad”.

El querellante Villada tampoco aunque pidió al juez Sergio Piñeda que se prohíba al imputado acercarse al domicilio de Susana, la madre de la víctima, en Playa Unión.

En ese momento la noticia fue un golpe para la familia de “Emma”.

La mamá, alertada por el abogado sobre la posibilidad de la liberación, prefirió irse por unos días de Rawson junto a su otro hijo, Agustín.

El tío de Emmanuel, Ricardo Pires, decía entonces que única esperanza que les quedaba estaba en Capital Federal, en manos de la Corte y la chance de un nuevo juicio.

“El dolor es inmenso porque hay un tipo que es un asesino y está libre. Nos entristece porque la vida de Emmanuel no la va a devolver nadie. Es una persona que ya está condenada socialmente”, se consolaba Pires.

“Siempre que matan a alguien inocente se hace ruido, movilizamos gente y lamentablemente te vas dando cuenta que no conseguís absolutamente nada porque la vida de Emmanuel no la tenemos más. Ese es el dolor, sobre todo con la Justicia y su forma de actuar”.

La familia Pires insistía con que el autor de la muerte de Emmanuel no era Oscar Naya, sino su hijo.

“Lo decimos porque en el juicio declaró un policía que dijo que Eduardo le confesó haber disparado”.

Su tío recordó que “Emma” quería ser disc jockey y contador.

Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados