Internacionales

Esquían en las calles de París

Un temporal de nieve provocó graves problemas en el tránsito, pero un bello paisaje en la capital francesa. Muchos aprovecharon la situación, se calzaron los esquíes y salieron a disfrutar.
Casi 2.000 personas tuvieron que pasar la noche dentro de sus autos en la región de París, luego de que la mayor nevada en los últimos 30 años causara embotellamientos récord de 740 kilómetros y dejara a cientos de personas varados en aeropuertos y estaciones de tren, dijo la policía.
Las heladas calles de la capital francesa se mostraron inusualmente desiertas luego de la caída de 12 centímetros de nieve durante la noche, una precipitación que en los suburbios y en zonas rurales cercanas llegó a los 20 centímetros.
La nevada causó estragos en el transporte público de París, al interrumpir casi todo el servicio de colectivos y varios de trenes y obligar a las autoridades a prohibir la circulación de vehículos con cargas pesadas por las rutas por el alto riesgo de accidentes.
El clima invernal hizo las delicias de alumnos de escuelas y de varios esquiadores y snowbordistas que se congregaron en la basílica de Sacre-Coeur, en la cima de Montmartre, en el norte de la ciudad. Los esquiadores se divirtieron durante alrededor de una hora descendiendo la empinada ladera antes de que la policía llegara y los echara.
El Ministerio del Interior francés dijo que las autoridades estaban “lidiando con una situación excepcional” y urgió a la gente a “no usar sus vehículos”.
Los turistas volvieron a encontrar hoy la Torre Eiffel cerrada por segundo día, mientras que los aeropuertos de la capital sufrieron demoras y cancelaciones de vuelos.
Las automotrices francesas Renault y PSA dijeron que se vieron forzados a detener la producción en sus fábricas en los suburbios de París debido a que la prohibición de la circulación de camiones los dejó con un faltante de autopartes.
En las afueras de París, rescatistas trabajaron sin descanso para evacuar a casi 2.000 personas que quedaron varadas por la noche en la autopista N118.
El servicio de meteorología nacional Meteo France advirtió que las temperaturas bajarán aún más en los próximos días.
La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, admitió que la capital tiene un “problema con la gran vulnerabilidad de las redes de transporte”.
Autoridades regionales del norte de Francia abrieron 46 refugios donde albergaron a 600 personas, mientras que otras 700 tuvieron que pasar la noche las estaciones de trenes parisinas de Montparnasse y Austerlitz.
Unas 230 personas durmieron en el aeropuerto de Orly, al sur de París.
cronica.com
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados