Nacionales

Documento reveló que el ARA San Juan había detectado a submarino nuclear “pirata”

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr
El informe indica que en una misión anterior la nave argentina detectó a su par británico en más de una oportunidad. Además, en el texto se revelan los desperfectos del sumergible desaparecido.
Durante una misión anterior a la que resultó en la desaparición del ARA San Juan, fueron detectados sonidos que responden a una nave nuclear inglesa.
Según el citado documento, que se mantuvo en secreto y plena confidencialidad durante los días claves para la búsqueda, el pasado 9 de julio, a las 19:48, el submarino advirtió “por audio el rumor sonar de un posible submarino nuclear” de origen ingles. Mientras que está situación fue “constatada una hora antes ya que se la tenía por registrador”. Parte de la tripulación recibió una orden para “disminuir los ruidos al máximo y grabarlo”.
Como resultado, las tres grabaciones “coincidieron en la clasificación” al indicar que se trataba de un submarino “nuclear”, mientras que cada una de estas tuvo una duración de “10, 6 y 2 minutos” respectivamente.
Esta documentación confidencial que se encuentra en manos de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, y fue publicado por Andrés Klipphan en el sitio Infobae, cita que en el “Anexo 04”, titulado “Informe de actividades Submarino ARA San Juan” se informó que el último 10 de julio, a las 03:45 se detectó otra vez al submarino nuclear “nuevamente maniobrando en apuntamiento al contacto apreciándose una rápida variación de su marcación, bien marcado en el registro sonar”. Este texto, lleva la rubrica del capitán de fragata Pedro Martín Fernández, quien allí destacó que al igual que en el día anterior “se obtuvo 1 grabación de 4 minutos”.
Cabe aclarar que Fernández, se encuentra entre los 44 tripulantes que se hundieron junto al ARA San Juan.
Por otra parte, el documento revelado manifiesta que un año y cinco días antes de la tragedia, el submarino argentino había sido “limitado” a solo “100 metros” en su “profundidad operativa”, debido a que a una mayor profundidad “no permite garantizar su estanqueidad”.
Entre las líneas, además se puede leer que este tipo de embarcaciones deben ser sometidas a diferentes y rigurosas inspecciones cada 18 meses mientras que el ARA San Juan había emitido el control por el doble del tiempo recomendado por los fabricantes y especialistas en la materia.
Inclusive el texto indica que en la citada misión, previa a la tragedia, “a partir del quinto día de navegación y al momento de querer propulsar en etapa 1 para comenzar la exploración en el área de patrulla, falló el sistema de propulsión, entrando recién en el tercer intento”. Mientras que también sufría el derrame de unos “50 litros de aceite” por día, lo que provocó una preocupante “disminución en los niveles en los reservorios del sistema hidráulico”.
En el mismo informe se advierte que previó a su desaparición, el sumergible disponía de “80 trajes de escape” vencidos y solo 14 de de las 100 pastillas que debía llevar portar para la producción de oxígeno en caso de emergencia.
cronica.com
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados