Sin categoría

Reparación histórica para vecinos de Madryn: el Gobierno de la Provincia comenzó el proceso de erradicación definitiva del asentamiento Loma Blanca

Este martes empezó el traslado de las primeras familias hacia las nuevas unidades habitacionales de un complejo en el cual el Instituto Provincial de la Vivienda y el Gobierno Nacional invirtieron más de 25 millones de pesos. El gerente general del IPV, Nelson Turrillo, presidió el operativo que permitirá concretar un proceso de reparación histórica y erradicación del emblemático asentamiento Loma Blanca en Madryn.
Tras finalizar la construcción de un complejo de 42 unidades habitacionales en Puerto Madryn, el Gobierno de la Provincia, a través del Instituto de la Vivienda y Desarrollo Urbano, dio inicio al proceso de reparación histórica y erradicación del emblemático asentamiento Loma Blanca en esa ciudad, en un operativo que contó con la participación de camiones y vehículos para mudanza aportados por la comuna local y máquinas viales semipesadas para la demolición y remoción de las viviendas deshabitadas.
El proceso de erradicación de Loma Blanca, incluye la entrega de las llaves de la nueva vivienda a partir de la entrega de la anterior estructura en que habitaban para su inmediata demolición, lo que demanda un proceso de alrededor de dos horas para cada familia, concretando una intervención simultánea de los vehículos de mudanza, equipos sociales del IPV, máquinas viales y personal policial para garantizar la normalidad del proceso, además de una comisión de Protección Civil de la comuna y trabajadores de la Subsecretaría de Salud de la Municipalidad local, encabezados por su titular Leandro Díaz Alderete.
El gerente general del Instituto Provincial de la Vivienda, Nelson Turrillo, presidió el proceso de traslado de la primera familia, encabezada por Lidia Riquelme, quien recibió uno de los dúplex de ese complejo de cuarenta y dos unidades habitacionales.
Este proceso de reparación histórica se consigue “a partir de haber concretado un proyecto extenso en el tiempo, pero que permite plasmar resultados de alto impacto socio-sanitario para estas familias”, señaló Turrillo.
Este martes “comenzó el traslado una a una de cada familia hacia las nuevas viviendas, con una presencia y acompañamiento muy fuerte del Gobierno de la Provincia a través del Instituto de la Vivienda -indicó-, para que todo salga en orden y estas familias puedan trasladarse a los nuevos dúplex”.
“Este asentamiento histórico va a quedar totalmente regularizado en lo habitacional a partir del traslado de estos vecinos hacia las nuevas 42 viviendas, en un proceso que demandará varios días”, expresó.
La concreción de este plan de urbanización demandó una “inversión de más de 25 millones de pesos”, lo que se ejecutó en “tierras cedidas por el municipio para que el IPV construyera estos dúplex y erradicar este asentamiento”, agregó el gerente del Instituto, Nelson Turrillo.
El gerente del Instituto de la Vivienda aclaró igualmente que no todas las familias se transformarán en propietarios, ya que “hay un grupo de adultos mayores que son personas solas y con diferentes problemáticas, que no se adjudicarán las viviendas, sino que recibirán viviendas tuteladas para que puedan ser acompañadas por el Ministerio de Salud, lo que hará que el Gobierno de la Provincia brinde un amparo también a estas personas”.
Por otro lado, hizo referencia a que “una de las familias incluidas en este proceso, con un discapacitado motriz en su seno, recibió una vivienda adaptada, en una sola planta, con puertas más anchas, cocina más grande y baño de mayores dimensiones para que pueda girar la silla de ruedas en su interior”, concluyó el gerente del IPV, Nelson Turrillo.
Por su parte, la titular de la Dirección Social del IPV, Miriam Suárez, definió el día como “muy emotivo, no solamente para los beneficiarios, sino para todo el personal involucrado por el Instituto de la Vivienda”, ya que “el trabajo social es muy importante para este organismo y hoy estamos reivindicando a 42 familias que van a ser reubicadas en este barrio”.
Señaló que “se tuvo que trabajar muchísimo con estas familias, muchas de ellas con dos o tres familias ensambladas en una misma vivienda, lo que demandó un trabajo muy arduo del personal de la Delegación Madryn del IPV y también de la sede central de Rawson”.
Puso énfasis “en el rotundo éxito” de este proceso. “Hemos llegado a este momento en el que ingresan viviendas totalmente equipadas, con gas natural con el que no contaban hasta ahora, lo que hizo que tuvieran que superar inviernos muy duros durante muchos años, pero que a partir de ahora podrán calefaccionarse, contar con agua caliente y agua corriente en su domicilio, para así salvar situaciones que han vivido durante décadas, pero que con una fuerte presencia del Estado Provincial; con acompañamiento del gobernador Martín Buzzi podemos dar esta respuesta”, remarcó la funcionaria.
A su turno, Gustavo Slomka, integrante del Equipo Técnico del Instituto Provincial de la Vivienda, señaló que “en este proyecto los protagonistas son los vecinos de Loma Blanca, lo que ha permitido hacer realidad esta reivindicación tan importante”, en el cual puso sobre relieve “el haber podido alinear la voluntad de las políticas públicas coordinadas por el Gobierno Provincial, que por decisión del gobernador Martín Buzzi y con intervención del Instituto de la Vivienda, junto a la voluntad de la gente involucrada en busca de un ideal común” logra sanear socio sanitariamente este sector.
“El asentamiento Loma Blanca lleva muchos años, con algunos vecinos que ya llevan más de 30 años viviendo en ese lugar y que a partir de estos días podrán comenzar a disfrutar de su vivienda en el mismo lugar donde pasaron gran parte de su vida”, añadió el técnico.
Por su parte, uno de los beneficiarios, Marcelino Pitrillán, relató que “es un día muy importante, después de muchos años. En mi caso, soy de Gastre y llevo más de treinta años viviendo acá. Sufrimos mucho viviendo acá, pero ahora estamos muy contentos porque logramos tener el sueño cumplido”.
En ese marco, recordó que “en los inviernos era muy frío y en cada lluvia nos inundábamos. Había también muchos roedores y vivir en este barrio era casi como vivir en una villa en pleno centro de la ciudad”, indicó finalmente.
Dejanos tus comentarios

Comentarios cerrados