Sin categoría

La Dirección de Fauna Provincial recuerda que está prohibida la utilización de cebos tóxicos

Desde el organismo se informó que por su utilización se hallaron muertos dos cóndores que habían sido recuperados y liberados en la zona de la meseta de Río Negro. El uso de cebos envenenados está prohibido por ley y es pasible de sanciones en el ámbito provincial.
La Dirección de Fauna y Flora del Chubut, dependiente del Ministerio de Desarrollo Territorial y Sectores Productivos, informó que a causa del uso indebido de cebos tóxicos para intentar acabar con pumas o zorros, se han identificado a especies en extinción (el Cóndor Andino por ejemplo) como víctimas del uso de venenos colocados en animales, como prácticas de atracción de algunos depredadores que pasan por los campos.
Recientemente en Chubut se registraron dos cóndores (Rayen y Manke) que murieron al bajar a comer una oveja envenenada, en un campo entre Telsen y Gan Gan. Ambos animales habían sido marcados y liberados a 230 kilómetros, en Sierra Pailemán, provincia de Río Negro.
Por ello, la directora de Fauna, Silvana Montanelli, indicó que “con la implementación del Programa de Conservación del Cóndor Andino de Argentina sabemos que esta práctica ilegal de colocación de cebos tóxicos sigue en uso y cada vez parece estar más extendida”.
Cada año, señaló, “desde los informes de los responsables del programa, desde todas las provincias del país, son derivados al Centro de Rescate del Cóndor Andino, en el zoológico de Buenos Aires, numerosos ejemplares gravemente intoxicados. Incluso, gracias al uso de sistemas de seguimiento satelital, se detectan cóndores muertos, envenenados al consumir cebos tóxicos”.
“Lamentablemente -agregó la funcionaria- Chubut no es la excepción ante esta práctica ilegal de algunos pobladores rurales, de allí que estos cóndores que habían sido rescatados con un resultado de adopción excelente fueron víctimas al alimentarse de modo natural”.
Respecto a este tipo de práctica, Montanelli sostuvo que “no sólo colocan veneno en los animales que encuentran muertos, sino que a veces incluso sacrifican algún ejemplar de su rebaño para envenenarlo y lo dejan tirado, a la espera que caiga algún predador. Si se les pregunta cuánto hace que usan veneno, la respuesta suele ser: ¨desde hace mucho tiempo¨. Y si se les pregunta, si hay más o menos predadores, la respuesta siempre es afirmativa ¨cada vez hay más zorros y pumas¨ siendo evidente que el método no funciona”, puntualizo.
Cabe recordar que la participación del Gobierno del Chubut en la recuperación de las aves se dio en el en el marco del Programa Binacional de Conservación del Cóndor Andino Chile- Argentina, “El Retorno del Cóndor al Mar”, cuyo objetivo es la preservación y recupero de la especie.
Dejanos tus comentarios

1 Comment

  1. Pensar que hace muchos años (unos 20, si mal no recuerdo), cuando se habló de implementar un collar tóxico para evitar este tipo de muertes no deseadas, se le tiraron prácticamente con todo en contra y no dejaron la posibilidad de demostrar si valía la pena o no. Hoy creo que deberemos replantearnos otras alternativas, porque está visto que los cebos tradicionales no funcionan y seguimos exterminando especies que están en riesgo de extinción. La otra que queda es que los dineros públicos se utilicen para luchar contra los predadores de otra manera, como pasó con el yaguareté en la zona de El Pantanal en Brasil: no se permitía a los ganaderos cazarlos pero se los indemnizaba (ignoro en la actualidad) cuando demostraban con los restos las pérdidas que habían sufrido en sus haciendas. ¿Costará tanto hacer algo así aquí? ¿Cuánto vale una oveja? ¿Cuántas mueren de esta manera, por predadores al año, y pueden ser hallados sus restos? Pregunto desde mi ignorancia, pues son temas de los que nunca escucho que hablen políticos ni miembros de otras entidades a los que debería, supuestamente, interesarles el tema. Mi avatar son aves de presa; entonces entenderán el por qué me afecta tanto una noticia como esta. Son aves hermosas, que limpian de cuerpos muertos los campos. Cumplen una función sanitaria importantísima y nuestro agradecimiento es la muerte por envenenamiento.El subdesarrollo en el que está nuestro país es más un problema mental que de medios y, mientras quienes tengan conocimiento y/o poder de decisión sobre determinados temas no actúen como corresponde, seguiremos estancados en este subdesarrollo asfixiante. No busquemos fuera; nuestros demonios están aquí dentro, en nuestro mismo país y no son exclusividad ni de un determinado sector social ni político.